viernes, 30 de diciembre de 2011

2011



Eso de hacer listas de los mejores libros del año debería ofender tanto a los incluidos como a los excluidos, si se piensa bien el asunto.

Para mí el mejor libro es el que disfruto hoy, ahora, y tengo la suerte de que sea un "libro viejo", Austerlitz, de Sebald: "Nuestra dedicación a la historia... era una dedicación a imágenes prefabricadas, grabadas ya en el interior de nuestras mentes, a las que no hacemos más que mirar, mientras la verdad se encuentra en otra parte, en algún lugar apartado todavía no descubierto por nadie."

Sustituir la palabra historia por otras palabras (listas, temores, poder, o algún sinónimo convincente), y funciona igual.

Y esta idea, y otras, y otras, se trenzan en una escritura de veras rizomática, de enredadera paciente, con la descripción de uno de esos rincones que rozamos sin mirarlos:

"Me admiró en aquella habitación, la sencilla belleza de las tablas de distinta anchura del techo, las ventanas insólitamente altas, cada una de ellas dividida en ciento veintidós rectángulos de vidrio rodeado de plomo, por los que en otro tiempo apuntaban telescopios hacia las oscuridades del sol y de la luna, la intersección de las órbitas de las estrellas con la línea del meridiano, la lluvia de meteoritos de las Leonidas y los cometas que con sus colas volaban por el espacio".

WG Sebald (1944-19 de diciembre de 2001).

4 comentarios:

D dijo...

Pues yo he pensado un poco sobre el asunto y creo que, aunque no se deben tomar demasiado en serio las listas, sí pueden ser una buena guía. Hay demasiados libros (millones ahora que la gente se auto-publica más fácil) y no hay forma de que todos valgan la pena. Así que las listas (y las recomendaciones de buenos Blogs como éste) quizá no son un mal lugar para empezar. Así fue que supe de Austerliz, incluída en The Observer's 100 Greatest Novels of All Time y ganadora del National Books Critics Circle Award en el 2001.
P.d.
A propósito de listas, quisiera pedirle el siguiente regalo a los Reyes Magos a través de esta página: Que alguien empiece una página en Wikipedia con una lista de premios literarios en Puerto Rico y que tenga enlaces a las listas de ganadores; quiero leerlos todos. Wikipedia tiene una lista fascinante de premios (“List of Literary Awards”) así como entradas sobre los premios Pulitzer, Nobel, Alfaguara, Planeta, etc. Me encantaría que hubiese una con los ganadores de los premios del ICP, PR PEN Club y no sé cuales más que debe haber en la isla. (Y que tenga una sección de críticas a esos mismos premios y a las instituciones que los otorgan ¿por qué no?).

Marta Aponte Alsina dijo...

Amiga o amigo D, no sé si esta página es el lugar adecuado para encaminar tu deseo. Cualquier lector de autores puertorriqueños que haya seguido las reseñas publicadas en la prensa y logre comunicarse con las organizaciones que mencionas puede iniciar esa página. Quizás tú. Mis lecturas siempre han surgido de encuentros personales con los libros, en librerías, en bibliotecas. Ni siquiera me dejo llevar demasiado por recomendaciones de amigos. Tengo amigos muy queridos con quienes no concurro, sobre todo a la hora de leer autores nacionales. Hay mucha tensión, mucha mala leche, muchos autores deseantes, pocos lectores bien intencionados. Como no me gustan las exclusiones fundamentadas en criterios que a veces rayan en el capricho y en el egocentrismo, soy alérgica a las listas. Cada lector es un mundo.Gracias por seguir este bloguito, un abrazo grande.

D dijo...

Ese abrazo y que compartas tu perspectiva honesta son un mejor regalo de Reyes que la página de Wikipedia que pedí. Recibe un abrazo tú también. Y feliz año nuevo. Desde Rochester, NY, extrañando a Cayey (especialmente hoy con su locura de fuegos artificiales a media noche).
David Rodríguez

Marta Aponte Alsina dijo...

Qué bueno leer tus comentarios en medio del cayeyano pandemonio de petardos y cherry bombs. Esperamos el espectáculo de los fuegos artificiales de medianoche, que en esta loma se ven preciosos. Mucha alegría, mucha fuerza para seguir viviendo y luchando, David.