martes, 21 de febrero de 2012

Timelines


Tan poco entendía su lugar en la Historia que vivió sin oír jamás
su nombre: Lucy.

Tanto le encandilaba su cita con la Historia que le echó
leña al fuego.

Tan poco le importaba su rastro en la Historia que martilló
una espada de sesenta y seis dobleces, la probó decapitando a su aprendiz y volvió a fundir el metal.

Tanto le seducía su habitación en la Historia que se peinaba
antes de acostarse a escribir.

Tanto le obsesiona su lugar en la Historia que no se
peina antes de guglear su nombre: Lucy.

No hay comentarios: