domingo, 28 de junio de 2009

Un poema de Marta Ortiz


San Juan

(Puerto Rico)

Desorienta.

La noche desierta desorienta.

-penden azaleas los balcones al pastel-

De trigo maduro

araña la luna el último cielo

a ras de seda

a ras de agua

huésped de telarañas

-escorzo-

brillo a plata vieja

en el vago empedrado azul.

Subo el mapa antiguo,

la grafía de la curva

-cadencia –

El silencio cae al mar.

Perdida la luna, me resto a la noche.

Sombra china, mi andar.