sábado, 30 de junio de 2012


Literatura de países pequeños: Papua Nueva Guinea



Papua Nueva Guinea no es una miniatura de país –en su territorio cabría Puerto Rico cincuenta veces–pero sus literaturas sí son pequeñas. Literaturas, en plural, porque los seis millones de habitantes de Papua hablan ochocientas lenguas. Labor constante de misioneros y antropólogos ha sido la transcripción al inglés de las leyendas y tradiciones orales, sumada a la literatura escrita, que cuenta con una corta tradición e incluso algún clásico, como la novela Erstwhile Savage, de Osea Linge, pero la fundación de un corpus es reciente. A un editor alemán, Ulli Beier, se le ocurrió  animar la formación de una literatura papuana mediante revistas, talleres y libros, los cuales mantiene en su fondo editorial la Universidad de Papua Nueva Guinea. Los libros se publican en inglés, es decir, la literatura de Papua Nueva Guinea se difunde en el idioma imperial, e incluso tiene una etiqueta  o “marketing brand”: “Papua New Guinea Writing” y una serie reconocida, Papua Pocket Poets. También se editan libros en  inglés y pidgin, la lengua franca. Pero hay más, siempre hay más. Cuando en 2004 Rupert Murdoch, el infame propietario de Fox News, atizaba la estupidez de la opinión pública en respaldo a la invasión a Irak, el Post-Courier de Papua fue el único periódico de su cadena que se opuso a la guerra. Como diría Pedro Pietri, “that's intelligence”.  Juntando hilos, sin ir más allá, se me ocurre que en esa resistencia autóctona a la imbecilidad hay una pista para ingresar en una literatura de ochocientas lenguas, muy antigua y –más que moderna– venturosamente recién nacida.  

No hay comentarios: