sábado, 1 de septiembre de 2012

Appalachian Waltz



Será porque las "comunidades de fe" han llenado el vacío que dejó la ausencia de las comunidades históricas (familias, clubes, barrios) que en Estados Unidos el Partido Republicano, para representar las "etnias dentro de la nación" en su base política, tiene que valerse de personeros plásticos como los Fortuño ("latinos") o Chris Christie (maffia teleseriada de New Jersey). Pero los simulacros, Romney, Ryan, Luisito Fortuño y Lucé no tocan la fibra emotiva de tantos seres cautivos de un sentimiento poderoso: el miedo. Por eso el más aplaudido de los oradores fue el viejo excéntrico libertario Clint Eastwood, que, no obstante sus propios temores, mejor no pudo estar en su alocución al presidente ausente. En todo caso no caigamos en la trampa del miedo a nuestra sombra, ni olvidemos la hermosa complejidad de la música hillbilly, tan nuestra como el seis y la bomba, y Bach y el infinito, porque es de todas las culturas humanas.
 
 
 

No hay comentarios: