miércoles, 5 de mayo de 2010

Sencilla mente Carlos


Sótano Editores acaba de publicar Sencilla mente, primer poemario de Carlos Vázquez Cruz, autor de una novela, un libro de cuentos y una colección de ensayos críticos. El libro, que forma parte de la colección "Las zapatillas de Dorothy", se presentará en la Librería Mágica el próximo 12 de mayo de 2010, a las 7:30 PM. Angélica publica una selección de textos de este libro inteligente, donde la palabra libre juega.


2]


raída la caperuza roja

había una vez…

un viejo lobo

de mar navegaba de sueño bajo los

(…y dos, son tres)

cedritos despertaron su capricho mis

olores en cesto a panecillo

o a manjar recién des(em)bocado

ofreció granos

si subía a la planta gigante

de sus pies

tomé la llave de barba azul

miré de cerca los huevos

de oro enano sin aliento

ante la blanca

nieve ante la tiznadura cenicienta

ante la zapatilla de cristal

soplado

juego de niños

tradición oral


[3]


él, más negro que la noche

buena, menos bueno que la yerba

buena, menos brujo que la yerba

bruja, pero embrujador como la noche

yo, más claro que el agua

bendita, la aguja en el pajar

manipulando, asiéndole costillas en el aire

fresco, reparando el delito de su cuerpo

boca con boca-bulario

en el doble filo, sus hojas azules

punta de iceberg

como pie forzado a pie de página

asoma a mis acuíferos

descalza

estoy por irme

y el negro porvenir


Anónimo


Esta será mi venganza:

que un día llegue a tus manos

el libro de un poeta famoso

y leas estas líneas que el autor escribió para ti

y tú no lo sepas.

–Ernesto Cardenal, “Epigramas”

o sea

resumiendo

estoy jodido

y radiante

–Mario Benedetti, “Viceversa”


te jodiste

desde hoy serás literatura

no creas que te hago un favor

no creo que te hago un favor

vagarás

el deteriorable filo de la hoja

acertijo palabreado

a merced de mercenarios

que ofrecerán en la idea

lo que jamás como persona fuiste

vida

eterna

para que te desmembren

hígado de Prometeo

destinado a una vida destinada a la muerte

te quiero

no te equivoques

pero te saco en plumas

las mismas que me amargaste

serás anonimato

inmortal desconocido

merecedor de una detestable pieza

un poema

miserable

todo fuiste

y así como te amé ayer

hoy

te jodiste


Tus palabras


Tus palabras no son como las otras palabras. Son vida desnuda, torrente del alma buscando asilo en mis oídos. Son cereza (así, despacio, suavecito), fuego lento que inunda mis adentros. Es tu “o” un beso que se cierra en beso, y escucharte sólo es mi silencio abierto a tus palabras.

No son como las otras palabras. Tu abecedario es mi mantel de estrellas, el rosario solemne de mis fantasías, el desfile de hormigas al terrón de azúcar de esos sueños contigo. Son “la calle”, “el alumbrado”, “el abrazo”, “la mirada”....palabras ordinarias en boca extraordinaria. La procesión ritual de la lengua en la lengua, de la lengua contigo en tu asedio de mí. Son tus palabras. No son como las otras.

Palabras sustantivas conjurando conjunciones. Palabras adjetivas sugerentes del verbo. Pronombre insustituible detenido en mi memoria, envuelto en todos los adverbios de modo y cantidad hacia la eternidad. Tú y yo, y, entonces, tus palabras son siempre diferencia. Son, en mi voz pasiva rendida ante tu boca, bandada de pasiones asaltándome el pecho.



No hay comentarios: